La dificultad de las cien palabras

Cuelgo alguno de los microrrelatos para la SER que me animé a enviar. Tengo que decir que supongo que será cuestión de ir practicando pero el nivel es muy alto y me parece bastante complicado.

No funcionó. Aquella mañana salí con unos cientos de euros en el bolsillo, y compré el disfraz y la pintura. Por la noche entré en el cuarto de Alba, y la desperté de golpe. Mi hija emitió un grito descomunal y sufrió una crisis de nervios ante aquel payaso de enorme sonrisa.

Mi mujer me limpió la cara con una toallita desmaquilladora, mientras me convencía de que la teoría del shock del último psiquiatra infantil que habíamos visitado le parecía una tontería. Me acordé que junto con el traje había comprado un pastel. Y veintisiete velas de colores.

 

Me doy cuenta de que ya echo de menos a mi ex mujer y a mis hijas. Pensaba que convivir con una maniaco-depresiva era lo más terrible que conocía, hasta que apareció Fred, un viejo compañero de universidad, y cometí el error de aceptar compartir piso con él. Creo que está totalmente fuera de control, ayer me contó que

a veces oye voces en su cabeza, mientras se servía un martini. Pienso que no ha sido una buena idea inventar un personaje esquizofrénico. Espero ser capaz de acabar la novela, incluso aunque mi familia ficticia no regrese.

Me doy cuenta de que ya echo de menos a mi ex mujer y a mis hijas. Me retuerzo bajo las capas de mantas, y siento un dolor agudo en la punta de los pies. El termómetro marca 5 grados sobre cero y las estufas de queroseno amenazan con estallar. A mi lado, Marina duerme como si la vida le fuera en ello. Cuando me preguntó qué sería capaz de hacer por ella sólo pronunció una palabra, Levi. Pensé en unos vaqueros ajustando mi trasero. Para entonces aún no me había contado que sus padres vivían en Laponia.

 

Anuncios

~ por mismanitasdevelcro en enero 31, 2008.

5 comentarios to “La dificultad de las cien palabras”

  1. Hola muy lindo tu blog =)

    Te pasarias por el mio?

    http://venomancia.myminicity.es/ind

  2. Lo cierto es que estos tres microrrelatos están muy bien, pero creo que les falta algo, especialmente si te planteas lo que andan buscando en el concurso. El segundo creo que merece una revisión, unos ligeros retoques para hacerlo más redondo. La idea me encanta. De todas maneras, mi único consejo legítimo es que si te gusta escribir microcuentos, no te desesperes y sigas dale que te pego. Yo me lo planteo, ya lo sabes, como un ejercicio personal sin tener en cuenta que luego vaya a “competir”.

  3. Hoy he vuelto a intentarlo, y eso que la frase no me parecía muy inspiradora. Espero que tengáis mucha suerte!

    Y gracias por los consejos. De todas formas no sé si acabo de captar lo que quieren en el concurso, aunque creo que ya lo voy intuyendo.

  4. Otra semana que no ha habido suerte. Mañana colgaré los relatos. Espero que tú hayas tenido más fortuna.

  5. Pues no, no ha habido suerte pero con este no la esperaba.

    En el blog de la petite claudine hay una entrada muy interesante que viene de perlas para todo el asunto del arte moderno: busca a Santiago Sierra y su “una obra de mierda”. Aunque en este caso, el arte moderno entronque con el arte comprometido o más bien, con si el arte simplemente debería ser arte y dejar los idearios políticos para ser defendidos con otros medios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: